Bicho

Es difícil explicar lo cariñoso que puede ser un hurón. No se parece a un perro, no se parece a un gato y, en contra de la creencia general, no es un roedor.

El sábado se nos fue Bicho.

Bicho era ante todo cabezón, pero también era un ladrón, un zalamero y muy bonito. Y era tan ladrón porque se lo podía permitir, para eso era tan zalamero y tan bonito.

Se ha ido prematuramente y nos deja su impronta, el hueco en la manta, mucha penita, los zapatos “en lo alto” (porque también era fetichista) y una hurona a la que tenemos que duplicar el mimo.

Cuatro años nos han sabido a poco, Gordo.


De cachorro. Apuntando maneras:

Y sus dotes, mas o menos acertadas, como ladrón:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s